Usado, sí, pero interesante: BMW 320d E90 2008

Usado, sí, pero interesante: BMW 320d E90 2008 Arrancamos este fin de semana un nuevo apartado para cubrir la información de segunda mano que hasta ahora no tenía su espacio en Autoblog, al menos a gran escala. Y es que la venta de coches usados cada vez sube más en este país, y nosotros, en la edición de este blog, somos grandes aficionados a comprar coches de ocasión…

Así que durante las próximas semanas, cada fin de semana, uno de los editores de Autoblog te acercará lo que él considera una buena compra de coche usado. Puede que no para uno mismo (ya sabes que dos de nosotros somos demasiado quemados como para considerar coches sensatos…), sino como el consejo para un buen amigo.

Y me toca a mí arrancar este domingo, y lo hago con un “mítico” de los compraventa, del que se encuentran miles de ejemplares a vender por toda España: el .

El E90 ya se ha visto superado por la nueva generación de la Serie 3 de , pero no te engañes, sigue siendo un señor coche. Comercializado en múltiples formas, variantes, equipamientos y mecánicas, fue el su “variante estrella”, ya que permitía una opción de acceso a la gama, con buenas prestaciones y bajos consumos para todos aquellos que querían un sedán con el que poder tragar kilómetros sin renunciar a cierto “carisma dinámico” o “diferenciación premium”.

De todas las versiones y años, vamos a centrarnos en el 320d de 2008. El modelo contaba con 177 caballos de potencia, y según nuestras pruebas en su momento, era capaz de ofrecer consumos sobre los 6 litros a los 100 kilómetros.

Si algo caracterizaba al 320d, y al E90 en general, era su comportamiento dinámico. A diferencia de lo que pasaría con el Serie 1, el E90 conservaba el aura de deportividad típica de BMW, con un comportamiento sobresaliente, una agilidad pasmosa y, eso sí, una suspensión de tarado tirando a deportivo, lo que hacía que pecara de dureza y menor capacidad de absorción respecto a algunos rivales.

El tacto de la dirección estaba bastante conseguido, aunque ya había desaparecido el torrente de información que llegaba desde las ruedas en generaciones anteriores, pero seguía muy por delante de sus rivales como el A4 de Audi en este aspecto.

Comprar una unidad de 2008 tiene además la ventaja añadida de las mejoras que llegaron al modelo en 2007, con unas suspensiones recalibradas, y mejor adaptadas a los neumáticos “runflat”.

El motor es una máquina de empujar. Bien aislado a nivel de vibraciones y sonido en el habitáculo, ofrece par y buena entrega de potencia sin descuidar consumos. Obviamente está muy lejos de ser tan delicioso como los seis en línea de gasolina de la gama E90, pero si vas a rodar kilómetros (25.000 al año o más) el motor diésel te vendrá mejor, al tiempo que el coche conserva más fácilmente su valor de reventa.


Buscar una unidad con el sistema telemático con pantalla LCD es una buena idea

La fiabilidad del coche está más que comprobada y, si buscas bien, puedes encontrar unidades mantenidas en el taller oficial con las que asegurar una buena compra. Eso sí, nuestro consejo es que no compres coches con más de 85.000 kilómetros, de esta manera tendremos coche para 80.000 kilómetros sin grandes revisiones.

A nivel telemático conviene buscar un coche bien equipado. No salen mucho más caras las unidades equipadas con navegador, y si llevan el sistema telemático iDrive podrás enchufar tu iPod sin mayor problema.

Otra opción interesante pasa por los kits M. El kit estético queda genial, y hace ganar muchos enteros al coche, y se encuentra con relativa facilidad, sin un sobrecoste en la tasación del coche. El kit M de suspensión es un tema más complicado. A mi personalmente me encanta, pues afina bastante el comportamiento del coche hacia la deportividad, permitiendo un paso por curva más elevado y una trasera más juguetona.


No es el más espacioso detrás o en el maletero, pero su dinamismo suple con creces estas pegas

Ahora bien, esto viene con la contrapartida de hacer al coche mucho más incómodo y menos sencillo de conducir, así que aquí tendrás que decidir qué prefieres: confort o “sensaciones”.

Lo peor del coche es el espacio de las plazas traseras respecto a algún rival más común, pero si no montas a adultos cada día en ellas tampoco has de preocuparte demasiado. En caso contrario podrías mirar una berlina de segmento superior usada, que no salen mucho más caras. Pero eso lo dejamos para otro día.

¿Cuánto pagar por él? Puedes conseguir un buen 320d E90 de 2008 por entre 14.000€ y 15.000€ de precio final (recuerda que una cosa es lo que pide el vendedor, y otra la cantidad de cierre de la venta).

Haciendo números con “nuestra regla de compra”, podrías adquirirlo pagando una entrada de 2.800€, y financiando el resto a tres años, por ejemplo, a razón de 348€ al mes. Echando un ojo al tema de seguros, en función de tus años de experiencia al volante, no te será difícil conseguir una póliza a terceros con incendio y lunas cubiertos, así como robo, por unos 400€, así que tampoco estamos hablando de un coste colosal.

Y ¿por qué apostar por comprar un coche como este usado? Comprarte un 320d equivalente actual te costaría más de 34.700€, lo que es muchísimo más dinero, y se escapa de la mayoría de los bolsillos medios. Por 15.000€, si quieres apostar por una berlina “resuelta”, diésel, y de buenas proporciones, tal vez lo mejor que se pueda ajustar a estas características sean los nuevos Rapid o Toledo, pero es más que obvio por qué es mejor un 320d con kilómetros, a la hora del disfrute y comodidad de conducción que cualquiera de estos dos aparatos.

Claro está que comprar usado tiene riesgos respecto al pasado que tiene el coche y el futuro que te pueda dar en cuanto a revisiones, pero no es menos cierto que la parte más fuerte de la depreciación ya ha pasado (sucede en los tres primeros años) y por tanto, en un coche de este tipo, es una inversión (si lo podemos llamar así), más sensata.

Así que, si estás buscando un sedán diésel, tu presupuesto te permite llegar a 14/15.000€, y andas cerca de 25.000 kilómetros al año, difícilmente encontrarás una alternativa claramente mejor, con el valor añadido de ser un “aparato” premium (siempre podrás decir “yo tengo un BMW”).

Comentarios cerrados.

Facebook

Twitter

Google Plus