Mercedes nos regala la vista con un C63 AMG blanco satinado

No sé si es la alarmante cercanía de los 28 años (seis meses y contando) o que me han salido las primeras canas, pero desde hace un tiempo, los familiares me están empezando a atraer cada vez más. Obviamente, como quemado que soy, yo pienso en un RS o un AMG cuando hablo de familiar, y este C63 AMG en blanco satinado recién reestilizado sería una casi perfecta opción. La única pega que le podemos poner estéticamente hablando, es que el pilar C está colocado muy vertical, cosa positiva para que el perro (o la suegra) pueda mirar bien por la ventanilla trasera cuando lo llevas en el maletero, pero que estropea un poco la estética si lo comparas con un RS4 Avant.

Lo que seguro que convence es el bramido del V8 que se esconde bajo el capó delantero, con sus 6,2 litros atmosféricos, 457 caballos, y capacidad absoluta para destrozar neumáticos traseros en cruzadas increíbles. El resto, pues ya te lo sabes, la típica conversación tonta: ¿y para qué quieres tantos caballos si sólo se puede ir a 110 por hora? ¿no gasta demasiada gasolina? Por Dios, arráncalo, disfrútalo, y luego intenta ser objetivo, me apuesto lo que quieras a que no lo logras.

(Nota: Sí, esto es el resultado de haber conducido recientemente un AMG moderno con este mismo V8).

Via | noticiasauto.es

Comentarios cerrados.

Facebook

Twitter

Google Plus